Gracias a la decisión de la corte suprema, la ley creada por Yeland Lee, apoyada por Schwarzenegger (nota a mi mismo: no volver a escribir este apellido) y por su sustituto Jerry Brown, en la que se prohibían rotundamente los juegos violentos, ha sido destruida, tras una incesante “batalla” entre las distribuidoras y cadenas de distribución frente a ésta ley, que equipara los videojuegos violentos al porno, quedando restringido en cualquier sitio excepto en locales muy específicos, bien podría ser la cueva de Batman, allí seguro que no los encuentran ni dios.

En definitiva, esto es una gran noticia para los gamers estadounidenses.

Sobre El Autor

Escribo en blogs de tecnología desde que empece a escribir en este tipo de blogs. Soy amante de los videojuegos y de las cosas caras que no puedo comprar.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario