Esto era, sinceramente, lo que mi cuerpo necesitaba, un cambio de aires entre tanto FPS, ya le tenía le ojo echado a muchos de los juegos que han salido o saldrán durante lo que queda de año y en el primer trimestre del venidero, pero sin duda uno de ellos ha sabido crear una sensación de necesidad, de dependencia, una sensación que me ha obligado a comprar y a compartir mi experiencia con todos ustedes.

He dejado en el tintero muchas otras noticias, muchos otros análisis, pero he pensado que este análisis tendría la preferencia necesaria como para ver la luz en primer lugar.

El nacido del Dragón
El universo Elder Scrolls ha sacado siempre la máxima dedicación y el máximo nivel de cariño en su desarrollo, tanto para plasmar su trama, como para el diseño del mundo que recorreremos, en esta ocasión, Bethesda, parece querer ir un paso mas lejos, la dedicación demostrada en este juego hace que te sumerjas en la piel del protagonista y recorras la tierra de Skyrim sintiendo lo mismo que siente Dovahkiin, el personaje al que encarnaremos, pero este solo será el nombre por el que será conocido, cuya traducción de la lengua de los dragones es Dragonborn, como siempre, nosotros podremos elegir su raza, aspecto, nombre y habilidades.

No quiero enredarme a hablar sobre el sobresaliente argumento del juego, una trama tan enrevesada como única que hará las delicias de cuento lo jueguen, ya sea por su duración, por sus impresionantes giros argumentales o por el sin fin de sorpresas que encontraremos conforme recorramos Skyrim. Por supuesto, una de las cosas que tenemos que tener en cuenta en este tipo de juegos no es la duración de las misiones principales, sino que el juego se crece por la infinidad de misiones secundarias que podremos encontrar, pudiendo albergar misiones secundarias dentro de las propias secundarias, válgame la redundancia.

Ya lo dijo Bethesda, el número de misiones secundarias es infinito, al igual que el número de horas que tendremos que dedicarle, además de generarse de forma totalmente aleatoria, donde nuestro vecino encontró una misión, nosotros podremos encontrar un dragón.

Todo un mundo a nuestros píes
Como he dicho antes, es todo un gozo poder recorrer la tierra de Skyrim con nuestro personaje, ver como se levantan las inmensas cordilleras en el horizonte, las enromes manadas de mamuts o ver a los dragones revolotear a apenas unos metros de nosotros. A lo que tenemos que sumarle un cambio a recalcar, un nuevo sistema de animación en tercera persona que poco o nada tiene que ver con respecto a anteriores entregas, como Oblivion o el mas reciente Fallout 3.

Además de la animación en tercera persona, Bethesda ha mejorado, y mucho, el sistema de combate con respecto a Oblivion, pudiendo empuñar la combinación de armas que nos convenga, pudiendo combinar también nuestra magia con nuestras armas, usar unicamente magia o, todo lo contrario, empuñar dos espadas y luchar a dos manos, cada combinación con sus beneficios y desventajas y sus correspondientes animaciones en tercera persona, ya que al matar a un enemigo aturdido, en muchas ocasiones, entraremos en la vista en tercera persona para que podamos apreciar el movimiento especial con el que daremos fin a la vida de nuestro enemigo.

Todo esto da a pie a unos combates tan frenéticos como impresionantes, un sin fin de enemigos a cada cual mas único impresionante y, como no, Dragones, contra los cuales tendremos que ir con una estrategia clara y, por supuesto, pociones curativas o muchas pociones de magia para poder usar nuestro poder de restauración. Dichos combates aderezados con una banda sonora que hace que se te queden las escarpias como vellos y los vellos como, bueno, ya me entendéis.

Un mundo vivo, una tierra única
Con todo lo dicho parece mentira que quede algún aspecto mas que alabar de este juego, pero si lo hay, su calidad gráfica es tremenda, pudiendo mostrarnos un escenarios tan espectacular como sorprendente, el universo Elder Scrolls consigue lucir en su máximo esplendor, una tierra plagada de vida, de fauna y vegetación, con la que podemos interactuar, ya sea recolectando cierto tipos de plantas, minerales, cazando animales o simplemente matándolos por mera defensa propia.

Otra de las cosas que hacen grande a Skyrim, además de todo lo mencionado, es la libertad que nos ofrece, como cualquier RPG que se precie, nos da la libertad de hacer las misiones a nuestra manera, pero, además de esto, nos da la posibilidad de poder entrar en un sin fin de hermandades, de ejércitos y, lo mas importante, nos brindan la posibilidad de hacernos vampiro o hombres lobo, con nuestro respecto cambio físico como de características, mejorando nuestras habilidades, dependiendo de la raza que nos convierta.

Todo esto hacen posible que Skyrim sea un juego que no puede faltar en la colección de ningún coleccionista que se precie.

Nota

Nos llena de orgullo que este juego sea el pionero en llevarse nuestro primer 40/40, una nota que se tiene bien merecida y que, no creo, que nadie se atreva a discutirla, pero, como siempre, estamos abiertos a debates y os pedimos vuestras impresiones con este juego.

Sobre El Autor

Escribo en blogs de tecnología desde que empece a escribir en este tipo de blogs. Soy amante de los videojuegos y de las cosas caras que no puedo comprar.

Artículos Relacionados

5 Respuestas

  1. Anónimo

    Creo que la nota esta merecida, salvo por algunos detalles… El juego está repleto de bugs que espero Bethesda solucione cuanto antes.

    Solo digo:

    ¡Viva la saga Elder Scrolls!

  2. Rubio BornToPlay

    Este videojuego me ha quitado de un plumazo todos los disgutos y decepciones de los últimos meses.
    Si hay que elegir un videojuego, es Skyrim, asi de simple.
    Yo también estaba cansado de tanto FPS. Son buenos pero cuando abusas de ellos terminan embruteciéndote como jugador. Jugar a The Elder Scrolls limpia y purifica nuestra alma de gamers.

    Un saludo!

Hacer Comentario