Análisis de Max Payne 3. <sub>Escrito en bullet time</sub> | Gamezoider: Noticias videojuegos y avances de consola

domingo, 27 de mayo de 2012

Análisis de Max Payne 3. Escrito en bullet time

Comenzar el análisis de Max Payne 3 es intentar recordar todo lo que el juego nos ha podido ofrecer, todo lo que hemos visto a lo largo de las horas de juego, algo que es practicamente imposible, sin duda alguna, Max Payne 3 es uno de los pocos juegos de los que puedo decir que goza de unos niveles técnicos y gráficos titánicos, algo sorprendente hasta el punto de dejarte con el ojete abierto.

Nada mas empezar el juego notamos la mano de Rockstar en el nuevo Max, se nota la dedicación de un estudio que no tiene nada malo que ofrecernos y que siempre aspiran a un nivel altísimo, pero sin salir de sus posibilidades. Rockstar sigue siendo la misma y sus ideas siguen siendo grandiosas, Max Payne también era grande, lo que hace que si mezclamos ambas cosas salga algo descomunal, sale Max Payne 3.

Uno del os puntos clave del juego, sin ninguna duda, es la narrativa, una historia totalmente absorbente que atrapa al jugador y no lo deja escapar hasta que termina el juego. Esto es gracias a un juego continuo sin pausas, sin dejarnos un minuto de respiro con largos tiempos de carga ni con cinemáticas pesadas, para nada. Se puede decir que el juego no cuenta con tiempos de carga, pero si tiene, solo que están perfectamente camuflados tras unas largas cinemáticas perfectamente dirigidas, entretenidas y necesarias para comprender a que vamos enfrentarnos, esto implica que no podamos saltarnos la mayoría de las cinemáticas, que no son para nada aburridas.
Max Payne 3 es pura innovación para los shooters en tercera persona, siguiendo la línea de las anteriores entregas pero mostrando muchos apartados totalmente nuevos. Sigue teniendo la historia absorbente que caracteriza esta saga, pero llevada un paso mas allá, queda claro que los guionistas de Rockstar convierten en oro todo lo que tocan y no es de extrañar que en este juego nos sintamos aún más cerca de Max y podamos empezar a compartir sus sentimientos y sus pequeños problemas con el alcohol y los analgésicos, algo totalmente necesario a lo largo del juego.

Como en cualquier otro shooter, nos encontramos ante un juego totalmente lineal, con unos escenarios construidos cuidando el más mínimo detalle, podemos pensar que el rincón más escondido al que podamos llegar estará cuidadosamente detallado. Es en estos escenarios donde notamos la influencia de Remedy en el juego, ya que se han incluido diferentes coleccionables escondidos por todos los escenarios, al estilo de los innecesarios termos de café de Alan Wake, pero con una pequeña diferencia, algunos de estos coleccionables son de bastante ayuda, son pistas que nos servirán para conocer mejor nuestra situación y el lugar en el que nos encontramos, mientras que otros son piezas de armas doradas que, al recoger las tres piezas de un arma, conseguiremos ese arma dorada, pero no deja de ser una innecesaria mejora visual, no nos ofrecerá mayor potencia de fuego.

Todos estos detalles han sido perfectamente portados a sus otros modos de juego, lo que hace que nos encontremos ante un modo multijugador totalmente innovador que consigue integrar el tiempo bala de una forma maravillosa, y esto era lo que no terminábamos de entender, simplemente, al iniciarlo, todas las personas que se encuentren en un radio cercano, entrarán en bullet time sin previo aviso, dando la ventaja, obviamente, al que lo haya iniciado.
Además de un modo multijugador que no ha terminado de llenarme, recordemos que Max Payne 3 cuenta con otras formas de juego a cada cual mas adictiva, entre las que destacamos el modo Arcade y Minuto de Nueva York. En el modo Arcade simplemente tendremos que jugar bien, ganando multiplicadores por cada tiro no fallado y puntos por la muerte de los enemigos, los tiros en la cabeza valen mas que los tiros en el brazo y las muertes creativas son las que nos darán las mayores puntuaciones, así que dejad volar vuestra imaginación. En el modo Minuto de Nueva York, tendremos que superar los niveles con un minuto de tiempo, ampliable con cada enemigos que matemos. Ambos modos de juego se desarrollan en unos escenarios reducidos para hacerlos lo menos pesado posibles y facilitando al jugador la posibilidad de rejugarlos para superar sus marcas y las de otro jugadores en la red.

Max Payne 3 no es un juego precisamente fácil, para nada, aunque podremos elegir el nivel de dificultad que mejor se adapte a nosotros y si queremos ayuda a la hora de apuntar, ayuda que no debéis aceptar, estáis obligados a jugar en modo puntería libre, un modo en el que si falláis sabréis que ha sido culpa vuestra y no de la jugabilidad. Indiferentemente de la dificultad a la que juguéis tenéis que tener claro que moriréis varias ocasiones y que os veréis desesperados para encontrar los botes de analgésicos para poder tomarnos un respiro, es decir, sentiréis exactamente lo mismo que siente Max Payne.
Comparte
  • Share to Facebook
  • Share to Twitter
  • Share to Google+
  • Share to Stumble Upon
  • Share to Evernote
  • Share to Blogger
  • Share to Email
  • Share to Yahoo Messenger
  • More...
comments powered by Disqus
separador
Atrás Siguiente Inicio
 
© 2011 Gamezoider: Noticias videojuegos y avances de consola
Released under Creative Commons 3.0 CC BY-NC 3.0
Posts RSSComments RSS
Back to top