Ayer mismo salió a la venta la nueva consola de Nintendo, Nintendo Switch, una de las consolas que más hype ha levantado desde que tenemos uso de memoria. Y es que hay que reconocerle a Nintendo el mérito de crear una consola capaz de mover tanto a Nintenderos como a los usuarios que ya no apostaban por la Gran N. Una consola capaz de recuperar el público que perdió durante la generación de Wii U, aunque no fue del todo culpa de la consola, la falta de juegos también influyo bastante.

Sin embargo, Nintendo Switch parece que no pasará por los mismos errores que Wii U y la muestra es que para su lanzamiento ya cuenta con “The Legend of Zelda: Breath of the Wild”. Un Zelda en mundo abierto y con aires de supervivencia que ha sido capaz de lanzar las ventas de Nintendo Swithc por las nubes. Lo cual es normal, quién no querría jugar a un Zelda de este calibre en una consola que te puedes llevar a cualquier parte.

A día de hoy no hay mucho más que decir sobre Nintendo Switch. Ya podemos comprarla en las tiendas e internet está plagado de vídeo donde podemos verla en funcionamiento. Pero nosotros también queremos traeros nuestra visión sobre la nueva consola de Nintendo, así que aquí os dejo nuestro humilde unboxing.

Nada más sacar la consola de la caja, hay que destacar que es bastante más pequeña de lo que nos habíamos imaginado. El concepto de consola portátil le viene mucho mejor fijado que el de consola de sobremesa. La pantalla táctil de 6,2 pulgadas hacen que sea muy fácil llevarla a cualquier parte, por no hablar de lo poco que pesa.

Los Joy-Con siguen esa política de aprovechar al máximo el espacio para ser lo más pequeños posibles, aunque esto no quita que tengan una calidad sobresaliente. Los botones responden a la perfección y el acabo, tanto de los mandos como de la propia consola, son excelente. En este aspecto la verdad es que no podemos poner demasiadas pegas a Nintendo Switch. Donde si podemos quejarnos es en la base para conectar Switch a nuestro televisor.

Dicha base es completamente de plástico y al colocar la consola ésta no queda totalmente sujeta, tal como se ve en el vídeo anterior, la consola oscila bastante en la base, da la sensación de que no está bien puesta. Sin embargo, funciona correctamente. La batería se carga bastante rápido y la señal llega sin lag a la televisión, lo cual es de agradecer teniendo en cuenta que la salida HDMI hace rescalado de los juegos para mostrarlos a 900p. En el modo portátil la consola mueve los juegos a 720p casi sin problema, algunas unidades están experimentando bajada de frames mientras juegan a “The Legend of Zelda: Breath of the Wild”, lo cual es una pena.

En su defensa tenemos que decir que ninguna consola sale a la venta sin problemas, recordemos las tres luces rojas de Xbox 360 y los problemas de One y PS4, que no son pocos. Hay que darle algo más de tiempo a Nintendo a ver si son capaces de corregir estos pequeños fallos mediante actualizaciones o, en un futuro lejano, con una nueva revisión de la consola. De momento lo único que queremos ver en la consola es un amplio catálogo de juegos Third Parties.

Sobre El Autor

Escribo en blogs de tecnología desde que empece a escribir en este tipo de blogs. Soy amante de los videojuegos y de las cosas caras que no puedo comprar.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario