Fallout 76 puede no ser el mejor Fallout de la franquicia. De hecho, muchos apuntan a que es el peor que hemos visto hasta ahora, pero ser el peor en algo no siempre es malo. Bwipo es el peor Top Laner de Fnatic, Dwight Howard fue el peor fichaje de Washington Wizards y el Clase A de Mercedes es el peor Mercedes del mercado. Sin embargo, todos ellos han llegado a lo más alto de sus sectores y hay un gran número de personas que los prefieren por encima de otras opciones. Y tengo que decir que lo mismo pasa con Fallout 76.

Me gustaría enfadarme con Bethesda y con el juego, razones no me faltan para ello, sin embargo no puedo. Hay tantas cosas por mejorar en Fallout 76 como cosas buenas tiene el juego y esto, para el que de verdad quiera darle una oportunidad, hace que sea más disfrutable de lo que muchos piensan.

El componente online se adapta a la perfección al mundo destruido por las bombas nucleares y convierten a Fallout en un juego de supervivencia aún más completo que lo visto en anteriores entrega. Se amplia las posibilidades que tenemos de crear asentamientos, pudiendo empezar a construir en cualquier zona de Appalachia. Las únicas limitaciones serán no estar cerca de otros asentamientos, de ciertas zonas creadas por el juego o que no pasemos de nuestro presupuesto final. Aunque estamos hablando de un margen muy amplio, lo verdaderamente limitante a la hora de crear nuestra base serán los recursos necesarios para la construcción. La madera será nuestra mejora aliada y los tornillos y pegamento serán los Pokémons shinys del juego. Por suerte, West Virginia tiene zonas en las que podremos construir extractores de chatarra y de diferentes elementos, facilitando la búsqueda de recursos.

Fallout 76 asentamiento

La creación de asentamientos se basa en posicionar nuestro C.A.M.P, una máquina creada por Vault-Tec que habilita la construcción en una zona circular cercana a dicho aparato.

Para los menos interesados en la construcción de edificios, Fallout 76 también tiene fabricas o instalaciones que podremos conquistar e irán generando recursos durante el tiempo que estemos en el mismo servidor. Tendremos que defender dichas instalaciones de vez en cuando, pero si vamos a echar una partida larga al juego nos compensa mantenerlo para ir extrayendo los apreciados materiales progresivamente. Eso sí, en el momento que cambiemos de mundo o cerremos el juego dejaremos de ser los dueños de dicho lugar. Mientras que los asentamientos construidos por el propio jugador irán con nosotros a cualquier servidor que entremos. Al menos en teoría.

Las únicas limitaciones a la hora de mantener nuestro asentamiento es que no haya otro asentamiento dentro del perímetro de construcción al cambiar de mundo. Si entramos a un mundo en el que ya existe un asentamiento en esa ubicación, el nuestro se nos guardará en el inventario del C.A.M.P junto a todos los materiales. La teoría dice que si volvemos a cambiar de mundo y entramos en uno en el que no hay otro asentamiento en la ubicación, el nuestro volverá a aparecer como siempre. De no ser así, siempre podremos volver a construir otro de forma idéntica al original, ya que se guardará como un plano único listo para ser colocado, siempre que el terreno nos lo permita.

El problema es que el mal funcionamiento de este sistema puede hacer desaparecer nuestro campamento incluso aunque no hay ningún otro cerca y en la gran mayoría de situaciones el terreno no nos permitirá volver a colocar el mismo asentamiento con el plano generado. Para mi gusto es uno de los fallos más desagradables que tiene Fallout 76, pero el sistema de construcción es intuitivo y divertido de utilizar. En mi caso me lo paso bastante bien ideando y construyendo nuevos asentamientos, incluso a sabiendas de que puede desaparecer. Pero tranquilos, siempre vais a mantener los materiales y la chatarra, por eso no hay  problema.

Hablando del tema de la chatarra. Fallout 4 sentó un precedente a la hora de hacernos recoger toda la chatarra que viéramos por el camino para poder construir nuestras fortalezas. Ese precedente se ha llevado más lejos en Fallout 76, ya que esta chatarra es mucho más necesaria que antes. Por eso el hecho de limitar nuestra carga a 400 unidades de peso es otro punto negativo. No nos referimos al peso del jugador, este irá cambiando según nuestros puntos S.P.E.C.I.A.L, nos referimos a los cofres de asentamientos y a los cofres de Vault-Tec. El contenido de estos elementos es propio de cada jugador, por eso al ponerlo en tu base o al acceder a uno desde cualquier otra base, sólo accederemos a nuestro inventario, no hay posibilidad de robar a otros jugadores. El problema es que 400 unidades de peso se alcanzan demasiado rápido entre chatarra, armas y armaduras. Suponemos que son por limitaciones del juego o de los servidores, pero Bethesda ya tiene planes para mejorar esto, esperemos que pronto.

Volviendo a lo de robar a otros jugadores. Como ya se ha dicho, no podremos hacerlo directamente desde los cofres. Para ello tendremos que entablar combate con otros jugadores, disparando primero y arriesgarnos a convertirnos en un personaje buscado, o matando a otros jugadores que estén en busca y captura. De un modo u otro, el botín que obtendremos será la chatarra que el jugador eliminado lleve encima. Nuestras armas, armaduras y objetos especiales estarán a salvo en todo momento.

Muchas personas se quejan de que así no te sientes en peligro al recorrer Appalachia, pero eso es lo de menos. El verdadero peligro no son los jugadores, son los enemigos y monstruos que encontraremos por todo el mapa. La idea de Bethesda es que el resto de jugadores colabore entre ellos, comerciando y ayudando a jugadores de menor nivel. Cosa que ya hacen muchos jugadores, convirtiéndose en una especie de NPC que da materiales esenciales a jugadores que acaban de empezar su partida. Al fin y al cabo, en la historia de Fallout 76 todos los jugadores han salido del mismo refugio, es normal que tengamos que colaborar entre nosotros.

Fallout 76 la muerte

Por otro lado, el hecho de que muchos jugadores hagan las veces de NPC no significa que el juego carezca de ellos. A lo largo de todo Fallout 76 encontramos una gran cantidad de NPC robóticos que nos irán contando su parte de la historia cuando cayeron las bombas. Por no hablar de la gran cantidad de notas y equipos en los que se habrá registrado la historia de los últimos supervivientes de Appalachia. Todo está relacionado con la historia, el refugio 76 es el primer refugio que se ha abierto en esta zona y las personas que estaban fuera de él lo han tenido muy difícil para sobrevivir. Pero tranquilos, Bethesda ha prometido que otros refugios se irán abriendo poco a poco y a todos nos encantaría saber que guardan en su interior.

Otro cambio destacable con Fallout 4 es el sistema V.A.T.S. Recordáis que desde Fallout 3 este sistema para o ralentiza el tiempo a nuestro alrededor para centrar la puntería en una extremidad del enemigo. En Fallout 76 no se puede para el tiempo para todos los jugadores, así que la solución marcar el enemigo completo, en tiempo real, con un porcentaje de acierto. Si disparamos con el enemigo marcado consumiremos los puntos de acción, como siempre, pero el tiempo seguirá corriendo tanto para nosotros como para el enemigo, por lo que no tendremos respiro alguno en los combates. La mejora en los tiroteos viene por parte del apunto y del estilo FPS, aquí si he notado una mejora con respecto a Fallout 4, haciendo los tiroteos más precisos y divertidos, incluso sin usar el V.A.T.S.

Es cierto que seguimos careciendo de coberturas, algo común en los shooters actuales, pero aún así podemos optar por tiroteos sin usar el sistemas de apuntado y no morir en el intento.

Me gusta pensar que todos los cambios implementados en Fallout 76 servirán para marcar el futuro de la saga. Uno de los que si me gustaría seguir manteniendo es el nuevo sistema S.P.E.C.I.A.L con las cartas de puntos. Este sistema nos permite enfocar las habilidades de nuestro personaje según el momento. Por ejemplo, si queremos abrir una cerradura que requiere 2 de habilidad, podemos quitar una carta de jardinería y añadir otra de maestro de cerraduras, ya que ambas son de la línea de carisma. De esta forma, en ese momento obtendremos 2 de habilidad en cerraduras, pudiendo abrir la puerta deseada y acto seguido volver a cambiar la carta para seguir recolectando más materiales.

Fallout 76 special

Sobra decir que para hacer esto tendremos que desbloquear las cartas adecuadas. Esto se hace subiendo de nivel y añadiendo un punto en una de las diferentes ramas, al hacerlo podremos elegir una carta de esa rama para añadirla a nuestra bajara y añadirla cuando sea necesario. La otra forma es que cada 5 niveles nos regalarán un paquete de cartas de refuerzo. Este paquete incluye 4 cartas para que podamos sustituir las que ya tenemos, subir el rango de las repetidas o guardarlas para un futuro uso.

Del apartado gráfico no se puede destacar gran cosa. Fallout 76 tiene el mismo aspecto gráfico de Fallout 4, quizás con algunas texturas mejoradas pero con las limitaciones típicas del motor. El diseño de personajes sigue siendo bastante pobre, aunque tenemos muchas opciones para editar su aspecto, el diseño sigue siendo tan feo como en anteriores entregas. Pero podemos echarle la culpa a la radiación, nunca sabremos de primera mano si las personas que viven en refugios tendrían de verdad un aspecto tan deteriorado. En este sentido tenemos que agradecer que no haya más NPCs humanos por el juego, nos ahorramos ver esas caras tan feas clásicas de Bethesda.

A pesar de esto, el mundo si que llega a tener encanto. Cuando exploramos Appalachia si que vemos un terreno vivo a pesar de la destrucción y una variedad de biomas aceptable para lo grande que es el mapa. Sin duda estamos ante el mapa más grande creado para la saga Fallout y ante el más cuidado. Con sólo dar un corto paseo ya vemos que aún quedas zonas verdes con extrañas plantas, zonas mineras sobre explotadas y zonas donde las bombas causaron los mayores estragos y donde encontraremos a los enemigos de mayor nivel.

Fallout 76 bestia calcinada

Imagen de @Silithur

En definitiva, Fallout 76 no es el mejor Fallout de la saga pero está cuidado y diseñado con el mismo mimo que los anteriores. Es un juego que nos permite explorar otro punto de vista después del lanzamiento de las bombas, el punto de vista de los repobladores de Appalachia, los primeros colones después del desastre. Es cierto que mientras jugamos podemos encontrar una gran cantidad de fallos, el juego necesita terminar de ser pulido, pero os garantizo que ninguno de esos va a interrumpir vuestra historia ni vuestro desarrollo. En cuanto empecéis a jugar veréis que la comunidad realmente se ha volcado en Fallout 76, ayudando a otros jugadores con entregas de suministros o construyendo puestos avanzados cerca de zonas de poco nivel para poder compartir recursos con los primerizos. Bethesda ha sabido crear un juego online en el que la comunidad debe colaborar para hacer las cosas más fáciles y los jugadores lo entienden y lo hacen. Conozcáis gente que juega o no, Fallout 76 es una aventura llena de misiones por hacer, sitios por visitar y enemigos por destruir.

Fallout 76

7

Gráficos

4.0/10

Jugabilidad

7.0/10

Banda Sonora

10.0/10

A Favor

  • Diseño del mundo
  • Renovado sistema S.P.E.C.I.A.L
  • La comunidad es un plus

En Contra

  • Graficamente pobre
  • Bugs por corregir

Sobre El Autor

Escribo en blogs de tecnología desde que empece a escribir en este tipo de blogs. Soy amante de los videojuegos y de las cosas caras que no puedo comprar.

Artículos Relacionados

Hacer Comentario